Traducción

Traducir es un acto cognoscitivo, un proceso intelectual, una operación abstracta de análisis y síntesis, una “gimnasia mental”. La traducción es un ejercicio interpretativo, un análisis inteligente del discurso. Traducir no consiste en reexpresar signos, sino conceptos, ideas.

En el proceso de traducción primeramente, tiene lugar una fase de interpretación del encargo de traducción por parte del traductor. A continuación, el traductor debe analizar el texto fuente, determinar la estrategia de traducción adecuada, para luego producir el texto meta. Este modelo implica que el traductor debe realizar una serie de acciones como son la comparación, la toma de decisiones, la transferencia y el control de calidad.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos traducir cualquier tipo de texto para usted, desde un simple certificado o una carta de apenas una página, has manuales técnicos especializados de varios cientos de páginas. En todos los casos le aseguramos que la traducción será llevada a cabo por un especialista en la materia.

Principios básicos de la traducción: ver más

Para más información, póngase en contacto con nosotros, o solicite presupuesto sin cargo.

Algunos de los principios básicos de la traducción como actividad funcional son:

  • El objetivo de la traducción determina el método que debe usar el traductor.
  • El objetivo de la traducción se define mediante el encargo de traducción que especifica la situación comunicativa que requiere el texto meta.
  • La función que debe cumplir el texto meta para los receptores en la cultura meta es el factor más importante de la situación comunicativa definida en la orden de trabajo.